Maipu



Galeria de fotos

Cómo nacen las plantas

 Por Susana Meriño
Brote Brote
Los jardineros desde la antigüedad han copiado de la naturaleza las propiedades de reproducción de las plantas para poder multiplicarlas. Esta tarea, que frecuentemente es emprendida de modo instintivo, se facilita conociendo el modo de reproducción de cada planta y sus principios básicos.
La reproducción es la capacidad de los organismos vivos de dar origen a uno o varios descendientes parecidos a él, capaces a su vez de reproducirse El ciclo vital no puede cerrarse sin antes propagar su especie en un acto esencial de supervivencia que es fundamental para la conservación y difusión de la especie.

Refiriéndonos a las plantas existen tres tipos de reproducción:
1) Por esporogomia o esporogénesis
2) Sexual o gámica
3) Vegetativa o asexual

Reproducción por esporogomia

Es la reproducción de ciertas plantas inferiores, los musgos y los helechos, denominadas con el nombre genérico de plantas criptógamas (que significan que los órganos reproductores no son visibles). Esta reproducción depende de la presencia de agua para que los gametos masculinos móviles puedan nadar hasta los femeninos para fecundarlos.
Los helechos, habitantes comunes de los bosques tropicales y templados, presentan en la parte inferior de sus hojas o frondes unos órganos formadores de esporas. Son pequeños cuerpos redondos de color óxido denominados soros que se abren súbitamente cuando están maduras las esporas facilitando su dispersión.

Esporas de los Helechos Esporas

Las esporas germinan en un suelo apropiado, sombreado y húmedo, dando origen a un cuerpo laminar denominado prótalo. En el envés del prótalo están los órganos que producen gametos masculinos y femeninos. Cuando hay agua, los gametos masculinos son liberados y se desplazan hasta los femeninos para producir la fecundación. El embrión resultante pronto desarrolla rizoma y hojas.

Se reproducen por esporogomia:
• Los musgos
Los helechos
Lycopodios y Equisetos: son plantas primitivas que dominaron hace 300 millones de años. Hoy quedan solo restos de esos grupos. Lycopodium, Selaginella, Equisetum.

Reproducción sexual o gámica

Representa un avance crucial respecto de la reproducción de helechos y otras plantas primitivas. La fecundación se produce dentro de la estructura reproductora femenina a través de un tubo polínico, eliminándose así la dependencia de la humedad exterior para la transferencia de los gametos masculinos.
En segundo lugar las plantas que se reproducen de este modo producen verdaderas semillas, es decir estructuras que contienen reservas de alimentos para nutrir al embrión en desarrollo y están recubiertas por una película protectora.
Ello constituye una gran ventaja ya que de este modo las semillas están equipadas para sobrevivir en condiciones adversas y se aseguran que la germinación tenga éxito, especialmente en climas secos como el nuestro (Patagonia estepa).

Las plantas con reproducción sexual están divididas en dos grupos:

a) Las gimnospermas, que tiene semillas desnudas. Son las coníferas, cicadinas y ginkgos. Tenen flores rudimentarias que son polinizadas por el viento que transporta millones de granos de polen, aumentando así la probabilidad de alcanzar la flor femenina. En primavera, se observan en los bosques grandes nubes de polvo dorado, suspendidas en el aire, son los granos de polen de las coníferas.
b) Las angiospermas, que tienen las semillas protegidas. Son las plantas con flores, constituyen la vida vegetal dominante en el planeta.
Estructura de la Flor
Esta es una flor de peral. Contiene tanto las estructuras femeninas como masculinas. Las flores que contienen estambres y carpelos se conocen como flores perfectas.
La flor
Es la estructura que contiene los órganos reproductivos de la planta, que le permitirán la formación de la semilla. Los elementos que la forman son básicamente:
• Cáliz: formado por sépalos, generalmente verdes, cuya misión es proteger la flor cerrada o pimpollo.
• Corola: presenta pétalos coloridos y de variadas formas. Ello atrae la presencia de los polinizadores que habitualmente son insectos.



• Estambres: están dentro de la corola. Cada estambre es un filamento que tiene en el extremo una parte fértil, la antera. Dentro ella se encuentran los granos de polen, que cuando maduran son liberados a través de los poros.
• Carpelo: es la pieza más central de la flor. Típicamente consiste en una superficie pegajosa a la que se adhieren los granos de polen, el estigma y el ovario. Tiene la forma de un frasco con cuello mas o menos alargado y una base dilatada que es el ovario. Dentro del ovario hay uno o más óvulos que contienen los gametófilos femeninos.
Sin embargo, en algunas especies las flores son masculinas o femeninas. Estas pueden estar presentes en una sola planta como ocurre con el maíz (Zea mays) y el abedul (Betula) o encontrarse en plantas separadas como en el árbol del cielo (Ailanthus) y el muérdago (Ilex). En este última caso, para que una planta femenina produzca frutos hay que plantar una masculina en su cercanía.

El transporte de los granos de polen hasta llegar al estigma de la flor se denomina polinización, para que se produzca es casi imprescindible la acción de los insectos, las aves o del viento.

Los botánicos han comprobado que la mayoría de las veces la polinización se produce entre flores alejadas entre sí y que esto, que se denomina fecundación cruzada, produce plantas más robustas, flores más bellas y frutos más perfectos.
Polinización
Es asombroso observar las adaptaciones estructurales y químicas, que presentan algunas flores para evitar la autopolinización y aún la polinización de otras flores de la misma planta.

Orquídea
El labio de esta flor puede servir de pista de aterrizaje para los insectos.
En la fecundación ocurre cuando se fusionan el gameto masculino (grano de polen) y el femenino (óvulo) dentro del ovario. Los embriones se desarrollan a partir de estos, que alimentados por un tejido adyacente de almacenamiento dentro de la semilla, forman plantas completa. Al mismo tiempo, el fruto se desarrolla de la pared del ovario.

Reproducción sexual
Las plantas que se reproducen de este modo producen verdaderas semillas, estructuras que contienen reservas de alimentos para nutrir al embrión en desarrollo. Se dividen en:
Las angiospermas:
Son las plantas con flores. Existen 250 mil especies y constituyen la vida vegetal dominante en el planeta.
Las gimnospermas:
• Coníferas
• Cicadinas (Cycas revoluta, Zamia floridana, Bowenia)
• Ginkgo (la única especie es el Ginkgo biloba)
Las formas, tamaños y colores de las semillas de distintas especies son sumamente variables, teniendo esto un valor sistemático en la clasificación de las plantas. Algunas semillas, como las de las orquídeas y amapolas, pesan apenas fracción de miligramos, mientras que las de algunas palmeras llegan a pesar varios kilogramos.

Reproducción vegetativa o asexual

Es aquella en la cual los individuos se multiplican por mecanismos en los cuales la parte regenerada constituye otro individuo completo e idéntico.

Éstas plantas tienen la propiedad de realizar esta regeneración mediante fragmentación, división, a partir de órganos o partes vegetativas como yemas, bulbillos, tubérculos, estolones, rizomas, etc.
En algunas especies un trozo de tallo, de raíz, una rama y hasta una hoja, separados de la planta madre y en condiciones idóneas, pueden originar un individuo completo; por ejemplo la Begonia rex, cuyas hojas partidas en trozos y dispuestas sobre la tierra húmeda son capaces de desarrollar raíces y dar lugar a nuevos individuos.

Se reproducen de forma asexual o vegetativa:
Algunas angiospermas (plantas con flores) que tienen la propiedad de regenerarse a partir de bulbos, estolones, división, etc.
Equisetos, por extensión de rizomas subterráneos.
Los helechos a través de los rizomas se separan de su progenitor y brotan para formar nuevos individuos.