Maipu



Galeria de fotos

El cuidado de las Rosas: plantación y conservación

 Rosa “Gloria Dei” (trepadora)  Cantero con rosas “Hight Parade”  “rosa Iceberg”
Perteneciente a la familia de las rosáceas, las rosas son arbustos caducos, destacándose sus flores que se presentan en una gran variedad de formas, colores, tamaño y fragancias. El rosal se adapta a casi cualquier tipo de suelo; pero para obtener un mejor crecimiento de las plantas es necesario prepararlo con anticipación.


PLANTACIÓN


Se prepara el suelo eliminando malezas y agregando materia orgánica como estiércol de caballo estacionado, compost o lombricompuesto; con ello, se incorpora nutrientes y mejorar la estructura del suelo. Si no tiene buen drenaje, el rosal puede ser susceptible a muchas enfermedades.

El hoyo de plantación deberá ser rellenado con una mezcla de tierra con humus de lombriz o compost. El uso de abonos químicos y guanos no es recomendable en este momento.

DE PLANTAS DE RAÍZ DESNUDA


Esta forma de comercialización, con la plantas con las raíces a la vista, se utiliza en invierno cuando los rosales se encuentran en estado inactivo. Tiene la ventaja de facilitar el transporte y la plantación y da buenos resultados si las raíces no se encuentran deshidratas. Una vez adquiridas debe procurarse plantarlas lo antes posible. Para ello, recomendamos seguir los siguientes pasos:

 

<!--[if !vml]-->                   <!--[endif]-->

1. Sumergir la planta en agua fría durante algunas horas para hidratarlas . Podar las raíces eliminando las que estén dañadas y cortar una parte de las restantes.

2. Agregar en el hoyo de plantación una taza mediana de harina de huesos para que las raíces se recuperen rápidamente.

3. Colocar el rosal de tal manera que las raíces apoyen en el fondo.

4. Rellenar con tierra cubriendo hasta la zona del injerto. (Ilustración Nº 1)

5.  Comprimir la tierra.

6.  Regar para asentar el suelo.

7. Cubrir totalmente la planta con tierra bien floja para proteger el rosal recién plantado de la acción del sol y del viento. (Ilustración Nº 2)

8. Retirar con mucho cuidado, una vez que asomen los primeros brotes, la tierra que protege a las ramas.

DE PLANTAS ENVASADAS

La plantación, en este caso, es mucho más fácil y se puede realizar en cualquier época del año. Los pasos a seguir son:

 

 

1-    Podar las ramas débiles, secas o entrecruzadas para darle una buena forma.

2-   Cortar el envase en dos, cuidando que al retirarlo no se rompa el pan de tierra.

3-  Agregar en el hoyo de plantación una taza mediana de harina de huesos para que las raíces se recuperen rápidamente.

4-    Colocar en el hoyo cuidando que la zona del injerto quede a nivel del suelo. (Ilustración N° 3)

5-    Agregar la tierra y apisonar alrededor. Regar.

Qué observar en el momento de comprar:

-  La planta debe lucir sana.
- Las hojas, si las tiene, deben estar erguidas y no presentar manchas.
- Las ramas deben estar verdes, en buenas condiciones, sin puntas negras ni desgarros.
- La planta debe tener la tarjeta que la identifique.
- Si se compra a raíz desnuda (sólo en invierno) verificar que las raíces no estén secas.

 Rosa “Cóctail” Rosal protegido durante el invierno  Rosa Dalli Dalli
CUIDADO PARA SU CONSERVACIÓN

Abono

A medida que el rosal se desarrolla toma los nutrientes del suelo empobreciéndolo. Por esa razón, es necesario incorporárselos para que la planta los tenga a su alcance. Lo ideal es alimentar el suelo con abonos orgánicos porque, además de incorporarle los elementos químicos necesarios para su conservación, cumplen otras funciones de suma importancia como el brindar porosidad y aireación y aumentar la capacidad de retención de estos abonos evitando que sean lavados y arrastrados a capas inferiores del suelo.

Por otra parte, la implementación de estos elementos le da acidez a los suelos alcalinos permitiendo una mejor asimilación de otros elementos necesarios como el boro y el zinc.

Luego de la poda primaveral debe aplicarse una buena cantidad de estiércol de caballo, lombricompuesto o compost y durante la época de floración es recomendable un aporte mensual de una taza de lombricompuesto por planta.

La harina de huesos, rica en fósforo, se aplica sólo una cucharada por año en el suelo para la nutrición de las raíces.

La harina de sangre, por otra parte, aporta nitrógeno y atrae a las lombrices que ayudan a mantener el suelo aireado.

Los fertilizantes químicos son útiles cuando se detecta alguna deficiencia en la planta porque pueden asimilarse más rápidamente. Antes de adquirirlos es necesario asesorase sobre su composición y las proporciones a aplicar. En este sentido, es necesario tener en cuenta que, por los síntomas que presenta la planta es posible conocer qué elemento químico es necesario agregar:

Deficiencia de:

Nitrógeno: las hojas se toman amarillas, la planta no presenta brotes nuevos y los pimpollos no se abren.

Fósforo: las hojas son chicas y de color verde oscuro con tonos marrones en el reverso. Los tallos son cortos y flexibles.

Potasio: las hojas presentan los bordes secos y las flores son pequeñas.

 

 Deficiencia de nitrógeno del rosal