Maipu



Galeria de fotos

Gramíneas ornamentales: sus requerimientos

Ing. Agr. María de Luján Puglia

Muhlenbergia rigens Pennisetum alopecuroides “Hameln” Andropogon lateralis

A pesar de su aspecto natural y frágil, las Gramíneas Ornamentales poseen gran rusticidad y bajos requerimientos. Crecen rápidamente en la mayoría de los suelos normales, prefiriendo aquellos con buen drenaje. Una vez establecidas, toleran sequía y se comportan bien en zonas ventosas y climas marítimos. Existen especies adaptadas a situaciones especiales como suelos anegados, climas excesivamente fríos o calurosos, situaciones de sol, media sombra y sombra, así como suelos poco profundos o pedregosos. En general no presentan problemas sanitarios debido a la baja incidencia de enfermedades y plagas. No requieren prácticas de manejo especiales, como fertilizaciones, tutorados, o agregados de compost, y debido a su rápido crecimiento compiten exitosamente con las malezas del jardín.

Imperata cilíndrica “Red Baron” Eustachys distychophylla Paspalum haumanii

Para elegir entre las especies disponibles en el mercado, no alcanza con escoger de acuerdo a los valores ornamentales y a los requerimientos de las especies, hace falta conocer:

  • Si se trata de especies anuales, bianuales o perennes;
  • Asesorarse acerca del hábito de crecimiento: plantas que forman matas sedentarias o especies de crecimiento vegetativo activo;
  • Si pertenecen al ciclo de crecimiento otoño invernal o primavero estival.
  • Su tamaño final, tanto en lo referente a la altura como al diámetro de la mata.

Las gramíneas son especies de rápido crecimiento pues en general alcanzan su tamaño adulto entre los 2 y 4 años, corresponde aclarar que no son especies que aportan un “efecto inmediato”, ya que requieren cierto tiempo para establecerse y desarrollar un buen sistema de raíces, lo que les permite, una vez establecidas, un buen crecimiento y resistencia a condiciones desfavorables.

Cantero con festuca glauca, Carex Comans “bronze” con hemerocallis Canteros con Formios y gramíneas cubresuelos Cantero con Carex bronze con arbustos

La gran adaptación y el fácil mantenimiento de las gramíneas hacen de ellas un gran aporte al paisajismo, permitiendo desarrollar diseños más naturales en nuestros jardines.

Distancia de plantación

Una simple regla puede ayudar a la hora de acomodar las plantas en un cantero o disponerlas para formar un cubresuelo: si se conoce la altura final de la mata se puede utilizar este dato como distancia de plantación entre dos matas.Por ejemplo, para distanciar dos plantas de Miscanthus sinensis Zebrinus, teniendo en cuenta que los mismos alcanzan 1.70 m. de altura, se plantarán a 1.70 m. de distancia uno del otro. Una buena distancia de plantación evita el indeseable efecto de “empastado”. De la misma manera, se deben distanciar adecuadamente las plantas de senderos, accesos, bordes y límites, teniendo en cuenta el crecimiento posterior de las mismas así como la necesidad de desarrollar la raíz en todas direcciones para asegurar un anclaje correcto. Al comienzo, manteniendo la distancia de plantación recomendada, parecería que queda mucho espacio libre entre plantas, la solución puede encontrarse en la utilización de diarios y mulch para cubrir la superficie entre plantas o la plantación de algún cubresuelo económico y de rápido crecimiento que cubrirá el espacio entre plantas durante los dos primeros años.

Cantero: combinación de gramíneas con herbáceas Plantación nueva de Stipas (Coirones) Plantación de equisetum cubierto con mulch

Preparación del cantero

Es condición esencial para asegurar el éxito de la plantación y un bajo mantenimiento posterior: un cantero bien preparado, con buen drenaje y libre de malezas asegura un buen comienzo. Los mejores meses para plantar son los de la primavera y el otoño, evitándose en lo posible los meses más cálidos y los más fríos. El hoyo de plantación debe ser tres veces más ancho que el pan de tierra de la planta, y de la misma profundidad, esto asegura un correcto desarrollo de las raíces hacia los laterales y una buena estabilidad ya que la planta crece “asentada” sobre terreno firme. El hoyo de plantación debe ser rellenado en dos etapas presionando bien para asegurar que las raíces no entren en contacto con el aire y la planta quede firmemente plantada. La correcta profundidad de plantación también es importante, las gramíneas poseen una corona con yemas inmediatamente por debajo de la superficie: si ésta quedara por encima las yemas pueden secarse o sufrir por las altas o bajas temperaturas, de lo contrario, si se planta a excesiva profundidad, pueden pudrirse.

Una vez realizada la plantación, se debe proceder a realizar un riego profundo hasta que el hoyo quede saturado de humedad y no se liberen más burbujas.

Riego

Dependiendo de las condiciones climáticas y de la época del año, los riegos deben continuarse permitiendo que la tierra se seque parcialmente entre un riego y el siguiente, por ejemplo dos veces por semana al principio y luego una vez por semana, hasta que la planta se encuentre establecida.Una vez superada esta etapa, los riegos se realizarán de manera espaciada saturando el hoyo de plantación para asegurar que le agua llegue a mayor profundidad, esta manera de regar asegura que la raíz se vea forzada a buscar agua hacia abajo y a explorar el suelo en busca de humedad, extendiéndose ampliamente bajo la superficie. Lo expuesto anteriormente corresponde a los dos primeros años de la plantación, ya que las plantas adultas, bien elegidas para las condiciones agro-climáticas del jardín en cuestión, requieren riegos (siempre espaciados y profundos) solo en la etapa de mayor demanda hídrica y en períodos prolongados de sequía.

Saccharum officinarum rubrun

Mantenimiento

El mantenimiento de la plantación será muy sencillo si se han seguido estos consejos, el mismo se limita a riegos esporádicos y profundos, mantener el cantero libre de malezas y realizar una poda anual, casi imprescindible en aquéllas especies que pertenecen al ciclo de crecimiento primavero estival. Durante el invierno, las gramíneas de crecimiento primavero estival se encuentran en reposo manteniendo su follaje y floración atractivos aún secos; esta masa vegetal seca forma un microclima que protege a las yemas de la corona, que se encuentran bajo la superficie, de las bajas temperaturas invernales. Al comienzo de la primavera se inicia el rebrote y en ese momento se aconseja realizar una poda hasta la base, cortando todo el material seco. Esta poda, además de eliminar el follaje seco del año anterior y permitir la limpieza del sector, asegura la entrada de los rayos solares hasta el centro de la mata estimulando el nuevo rebrote. La poda se realiza a escasos centímetros de suelo para que no queden restos de cañas secas que afean el aspecto de la mata.

En las especies de crecimiento otoño invernal esta práctica se limita a algunos casos o condiciones específicos, ya que en general no se seca el follaje en el invierno y la poda es innecesaria. Sin embargo, es útil saber que la mayoría de las gramíneas responden positivamente a la poda en la temporada de crecimiento activo, y que esta práctica se puede utilizar para mejorar el aspecto de la mata cuando esta lo requiera. Hay que tener en cuenta que hay especies que no responden a la poda, por ejemplo las pertenecientes a los géneros Helictotrichon, Nassella y Stipa entre otras, en estos casos basta con extraer manualmente las hojas secas o utilizar una escobilla de alambre con el mismo fin.

Phyllostachys nigra (Bambú negro) Gramíneas cubresuelos Scirpus cernuus (Isolepis cernua)

En todos los casos, el mantenimiento de una capa de mulch cubriendo la superficie del cantero asegura, además de un acabado prolijo, la disminución de la pérdida de agua por evaporación, una mayor protección para las raíces sensibles a los cambios bruscos de temperatura, y menor proliferación de malezas. En condiciones normales, las gramíneas ornamentales no requieren fertilizantes, tutorados, pesticidas, fungicidas ni otras prácticas adicionales. Justamente, en la posibilidad de dejarlas crecer libremente reside el encanto y la belleza que las caracteriza, propia de los paisajes naturales a los cuales pertenecen.


Guia verde



Publicite aqui

MAIPUÉ CLUB DE JARDINERIA
Av. Alem y Mengelle · Cipolletti · Río Negro · Patagonia Argentina
Lunes, miércoles y viernes de 18 a 20 - Martes y Jueves de 15 a 18 - Sábados de 9 a 12
Tel.: (0299) 4775416 · email: maipue@maipue.org.ar

Todos los derechos reservados Ley 11723 Registro Nro (607754) D.N.D.A. Copyright 2007